Buscar

Optimización de la inversión y Presupuestos.


Este es un tema en el que no todas las empresas ponen el foco en la etapa inicial sino que van ajustando con el tiempo, según las experiencias que van viviendo.


¿Cuál es el gran problema que muchas empresas tienen más que nada en la etapa inicial? ¿Cómo abordan la planificación de sus inversiones según el presupuesto que manejan? ¿Por qué es tan importante poner especial cuidado y atención en esto? ¿Tienen en cuenta la planificación y distribución de sus recursos o no?


Habitualmente no. Empresas nuevas y emprendedores ponen como foco el producto o servicio que ofrecen, cómo lo van a vender, a quién lo van a vender y a qué segmento del mercado van a atacar (y estamos hablando de empresas que se organizan y planifican para hacer las cosas de manera ordenada y prolija), pero no ponen como prioridad o bien en el mismo nivel de atención a todos aquellos recursos que tienen a disposición y que deben ser optimizados siempre y de la mejor manera.


Aclaremos y remarquemos esto… Cuando hablamos de recursos, no nos referimos únicamente a los económicos. Recursos son todos aquellos elementos cuantitativos y cualitativos que pueden disponer para utilizar en su empresa o emprendimiento.


Los recursos no necesariamente tienen un peso económico. Pero sí un beneficio para la empresa. Un recurso puede ser, por ejemplo, un contacto. Si yo vendo prendas de vestir y soy amiga o conozco a una o varias personalidades reconocidas de los medios o el modelaje, con llegada masiva a mi público objetivo, entonces puedo utilizar ese recurso para promocionar mis productos a cambio de un canje o un acuerdo que voy a lograr más fácilmente que si no la conociera, por ejemplo. O bien si ofrezco ropa deportiva y tengo llegada a un deportista reconocido, entonces puedo ver la manera de optimizar ese recurso y lograr un acuerdo con él. Que de seguro me va a ser mucho más rentable que salir a contratar a un deportista que no conozco para que ejerza de influencier.

Otro ejemplo de recurso son los conocimientos intelectuales. ¿Qué se hacer yo (de manera responsable) que puedo volcar a mi emprendimiento y que me va a ayudar a optimizar mi presupuesto? Siempre hablamos de conocimientos responsables y profesionales. Porque para que las cosas salgan bien debe tener buena base; deben estar bien preparados.

Es sumamente importante que, al momento de sentarse a ver, evaluar y planificar su negocio, de diagramar su empresa o emprendimiento, tengan todas las cartas sobre la mesa. Hagan un listado de sus fortalezas personales y las de su equipo. Analicen todos aquellos recursos que tengan a disposición y busquen la manera de optimizarlos. Esto les va a ahorrar mucho dinero y va a hacer que sientan y vivan desde otro lugar el nacimiento o crecimiento de su emprendimiento.


Y si vamos a presupuestos… ¡no se queden con el primero que se les cruce!

En comunicación necesitan cotizar. Siempre. Y en el resto de las cosas que necesiten para su empresa ¡también!


Pidan al menos 3 cotizaciones, evalúen qué les ofrece un proveedor y qué les ofrece el otro. Y no vayan siempre al más económico o al más caro, o al del medio. Necesitan evaluar. Si los 3 les ofrecen lo mismo, misma calidad y mismo producto final, entonces pueden ir al precio más bajo. ¡Pero cuidado! Por algo es tan barato. Si, en cambio, tienen 3 presupuestos distintos pero con productos o servicios distintos, evalúen cuál se adapta más a su empresa y a sus necesidades. Habitualmente los presupuestos del medio son los más adecuados, pero esta regla no se cumple siempre. Así que evalúen y analicen.

Voy a contarles una anécdota de mis inicios como emprendedora y que me marcó muchísimo. Previo a estudiar Comunicación y dedicarme a ello, y mientras trabajaba en una agencia de Marketing en Montevideo, estudié Diseño de Modas. Como todo nuevo emprendedor, y en ese momento muy joven y con una familia que no tenía experiencia alguna en negocios como para darme opiniones y consejos o asesorarme, me lancé a abrir mi primer emprendimiento: una tienda de modas multimaca en Pocitos. En una época en la que en Uruguay no existían las tiendas multimarca y recién estaba surgiendo la moda de los diseñadores, a mi me importaba que la gente conozca el diseño, que consuman diseño de autor, mis colecciones y las de mis colegas. Me preocupaba por las modistas, los talleres, las telas, los desfiles y las ventas. Y, si bien me preocupaba por el packaging y todo lo que un emprendimiento de ese tipo requería, no invertía tiempo en buscar proveedores. Me recomendaban alguno, o me topaba con alguna imprenta o proveedor de grifas, o demás, y allá mandaba a hacer todo. En el camino fui abriendo los ojos y aprendiendo, y me di cuenta de que lo que había pago $2000, por ejemplo, lo podía conseguir por la mitad y de la misma calidad. O aquello que me habían cobrado como bueno, al final era tan malo que tenía que volver a hacerlo con otro proveedor.

Con el tiempo aprendí, crecí, me seguí formando, me quedé con mi carrera de Marketing y no con la moda, pero todo lo que viví y lo que sigo viviendo (porque nunca dejamos de aprender) me ha servido para ser más cautelosa, más paciente, mucho más cuidadosa y muy organizada.

¿Qué quiero decir con esto? Nadie nace con "el diario del lunes". Los emprendedores, y sobre todo los nuevos emprendedores, ponemos tanta pasión por lo que hacemos y por lo que queremos hacer que muchas veces ponemos el foco en una cosa y descuidamos muchas otras que pueden facilitarnos el crecimiento de nuestro negocio y la optimización de nuestra inversión. Tanto por utilizar de manera inteligente todos nuestros recursos (cualitativos y cuantitativos) así como también por invertir tiempo en buscar el proveedor que me ofrezca mejor relación costo-beneficio.

Entonces, permítame decirles lo siguiente: organicen sus agendas, organicen sus empresas y háganse un tiempo para buscar la manera de encontrar, ordenar y optimizar todos sus recursos. Muchas veces tenemos muchos más de los que creemos. Es cuestión de exprimir como un limón todo lo que está a nuestro alcance para obtener el mejor rendimiento en nuestras organizaciones y emprendimientos. ¡Y crecer!

Si no lo hacen, por más que lo que ofrezcan sea bueno, estarán malgastando su dinero y desaprovechando muchas oportunidades de crecimiento.


Si leíste hasta acá y te interesa seguir nuestros contenidos, puedes seguirnos en nuestras Redes Sociales o completar nuestro formulario de contacto siguiendo este enlace y te mantendremos informado.