Buscar

Comunicación Interna, ¿para qué?


Si bien es cierto que la comunicación a nivel externo, de cualquier tipo de organización, es fundamental para alcanzar al potencial cliente, y que sin ella la empresa no podría llegar a optimizar y rentabilizar todos sus recursos, también es cierto que si el funcionamiento de los públicos internos no es el más adecuado, o si el clima laboral es malo, la productividad del equipo de trabajo no va a ser la esperada. E incluso, en muchos casos, el trato que reciba el cliente por parte del personal no va a ser el deseado. Por tanto, las posibilidades de aumentar la cartera de clientes o convertir más ventas tampoco lo será.


La comunicación a nivel interno es tan importante como la externa. Pero, ¿qué es esto de comunicación interna? Muchos se preguntan a qué nos referimos exactamente cuando nos enfocamos en esta área. ¿De qué se trata? ¿Qué tipo de incidencia tiene sobre nuestra empresa?

La comunicación interna implica todo lo que tenga que ver con sus públicos internos. ¿Y quienes son nuestros públicos internos? Todos aquellos que hacen que la empresa sea posible cada día. Empleados y patrones, proveedores asiduos y aliados. Todos los que trabajen para hacer que la empresa ruede y sea productiva.


Cuando hablamos de comunicación interna entonces, nos referimos a todas aquellas acciones que podemos aplicar sobre estos públicos internos que hagan que el trabajo de cada uno de ellos sea optimizado, que puedan trabajar en un buen clima laboral, que tengan las herramientas necesarias para poder desarrollar el producto o servicio así como también tener el mejor trato con el cliente proporcionando, en todo momento, la información que el cliente necesita.


Necesitamos que nuestro equipo de trabajo se ponga la camiseta. Necesitamos que esté familiarizado con la propuesta de la empresa; que conozca exactamente hacia dónde vamos para, entonces, trabajar sobre eso. Si queremos generar una buena imagen, fidelizar a nuestro clientes y prosperar, primero necesitamos que nuestra empresa esté bien parada a nivel interno.


Si mi empresa es un desorden, mis ventas serán un desorden. Si mi equipo no sabe hacia dónde ir, menos lo sabrá mi cliente. Facilitar los procesos de trabajo y ejecutar las acciones precisas para que mis públicos internos trabajen de la mejor manera hará que todo fluya y nos convertiremos en un imán de buenos resultados. Y, por ende, tendremos más ventas.


Vamos a mencionar 5 acciones de comunicación interna que no pueden faltar en una organización:

  1. Organización del trabajo de cada día. Pueden organizarlo por día, por semana o por mes. Eso dependerá del tipo de empresa que tienes entre manos.

  2. Buen clima laboral. Esto lo lograremos únicamente generando instancias de interacción y ofreciendo igualdad de condiciones en los diferentes puestos de trabajo. Y aquí no nos referimos a remuneración, porque cada puesto tendrá la suya, pero sí igualdad en un mismo puesto.

  3. Jornadas de integración. Una vez al mes, cada 2 meses, cada 6 meses o una vez al año. Es importante generar instancias descontracturadas en donde el equipo de trabajo se sienta valorado, contemplado e integrado. Esto no solamente optimizará el clima laboral sino que además fidelizará a los públicos internos.

  4. Roles y funciones bien definidos. Es sumamente importante para el buen funcionamiento del equipo y, por tanto, para la productividad de la empresa que los roles y funciones estén bien definidos así como también la dinámica de trabajo. Puede o no ser flexible y puede o no haber movilidad en las acciones. Lo importante es que todos tengan claro cómo es la jugada y para ello necesitamos tener una buena comunicación, con mensajes precisos y claros hacia nuestros públicos internos.

  5. Herramientas que optimicen. Es importante y muy productivo implementar herramientas de comunicación que mejoren la dinámica de trabajo: carteleras de comunicados, intranet, plataformas digitales, otras. Todo lo que sume para hacer el trabajo más eficiente y productivo, sumará también para mejorar los resultados del equipo y, por tanto, el relacionamiento que éste tenga con la empresa.

Estas son solo algunas de las acciones que podemos implementar a nivel interno. Existen muchísimas y cada una de ellas será de acuerdo al tipo de empresa que tengamos, a lo que ofrecemos y a nuestro objetivo de trabajo.


Lo importante e indispensable aquí es lo siguiente: debemos tener muy en claro que si nuestra empresa está ordenada, organizada y armónica a nivel interno, nuestros resultados internos y externos serán de éxito. Muy por el contrario, si a nivel interno tengo caos, desorganización y mal trato con mis empleados, o bien un mal clima laboral entre pares, entonces los resultados a nivel externo se verán reflejados.


Tómense un tiempo para pensar, analizar y reorganizar la cancha. Y recuerden que, si bien la comunicación externa es vital para lograr incrementar las ventas, todo lo que hagamos a nivel interno también lo es.

Recuerden siempre, una acción bien encarada suma muchísimo. Una acción mal enfocada resta mucho más.